Durante el Trabajo de Parto tendrás apoyo continuo y monitoreo de tu progreso y de tu bebé por parte de la partera con su asistente.​

Apoyamos al manejo del dolor, la libertad de movimiento, respetando siempre la importancia del parto suave y humanizado. No realizamos intervenciones innecesarias de rutina, como la posición acostada, la episiotomía, el rasurado de vello púbico y la separación de la mamá y bebé. Estamos calificadas para atender emergencias obstétricas en casa y trasladar complicaciones a tiempo.  ​

En Luna Maya creemos que la humanización del parto es un derecho humano básico, igualmente es una posibilidad extraordinaria de conocer y vivenciar la vitalidad femenina. ​

Para nosotras, un parto humanizado quiere decir que:​

Te ofrecemos la opción de realizar tu trabajo de parto en el lugar donde y cómo te sientas más fuerte y cómoda.​

Las intervenciones invasivas, como son chequeo de dilatación, ruptura de bolsa, aplicación de suero intravenoso, entre otras se utilizarán únicamente cuando se considere absolutamente necesario.​

Tienes la opción de parir en la posición que desees y motivamos a que sean los papás los que reciban al bebé con sus manos amorosas. ​

Te damos el tiempo y el espacio que necesitas para abrir tu cuerpo de manera suave dentro de un ambiente creado por ti misma y tu equipo de parto.​

La evidencia científica ha demostrado que el parto más saludable y seguro es el de menor intervención y mayor contacto humano. ​

Dejar un comentario

Luna Maya © 2017. Todos los derechos reservados, Politica de Privacidad